Nada es ridículo

Ingrid Chicote

 

Ninguna anécdota es ridícula

Tampoco lo son las cartas de amor

Aunque Pessoa lo diga.

  

No hay que ver el lado por dónde botamos el humo.

 

La torcedura del pie o de las comisuras de la boca.

 

Nada en este mundo es ridículo.

Ni siquiera el sombrero sobre la cabeza de una muchacha pobre.

 

Todo es transparente y azul.

 

Los colores del universo nos vienen bien.

Ingrid Chicote, poeta venezolana.jpeg
Ingrid Chicote
Poeta Venezolana